lunes, 11 de mayo de 2015

Encuentro con Anselmo, un sabio que tengo el honor de conocer

Mi querida amiga, buscadora de perlas, después de tantos años sin saber nada de Ud. volver a ver su cara me ha hecho pensar en la partida, si, la que no faltara mucho en llegar y no quiero irme sin formalizar nuestra ultima charla por allá los ´90.
Primero que sepa que habitó en mi memoria todo este tiempo, que aunque los años corren y las personas no se detienen, nos quedan a veces  los recuerdos, esos trocitos de memoria que nos rescatan, eso que ha tenido sentido en nuestro paso por el mundo, pues Ud. es uno de esos retazos que revolotearon por mi mente trayendo aires de intrigas y calor humano.
Nuestra ultima conversación hablamos de Dios, fue grandioso descubrir en sus preguntas que aún se movía la duda poco hable en su momento porque debía ajustar sus tornillos y no quise interferir en sus deducciones, era la manera mas sencilla para poner en marcha su respuesta.
Sé que ya ha encontrado a su Dios porque no ha dejado de buscar lo mejor de cada persona, porque ha sido capaz de quitarse la cascara superficial para mejorar su alma.
En cuanto a mi, puedo decir que acercarme a  la montaña cada día ha logrado unirme mas al cielo, mis pies cada vez flotan más con la realidad que desconocemos, a poco voy entendiendo algunas cosas como: que es más importante querer que ser querido, ser querido es otra cosa de la cabeza, jajaja, porque el amor que uno lanza al viento es recogido por las trenzas de alguna chinita (india) que teje las uniones que están preparadas para encontrarse, también, que para elegir no hay que mirar, hay que sentir, que hable esa voz que los médicos llaman "voces internas" -que saben ellos-, no es tan vital elegir lo que nos apasiona hay veces que entrar en lo desconocido nos lleva al camino, y que,  sentir que no encontramos un lugar en este mundo es perderse es caer al vacío y la única manera de retomar el sentido a la vida es liberando la rabia, el dolor y los miedos...golpee fuerte estas partes suyas cuando sienta que no es de ningún lugar y verá como su alma encuentra la senda para volver.
Mija (hija) sé que esto es la despedida, usted volverá al pago (pueblo) pero yo no estaré por aquí y por eso quise tener esta charla,  sé que pondrá mis palabras en lo alto del árbol de su vida, sienta el viento y encontrará mis caricias, recuerde que detrás de las nubes siempre esta el sol.

Archivo del blog

AMISTADES

AMISTADES

Compartir

Compartir

Un mundo de posibilidades

Un mundo de posibilidades